Consejos de seguridad informática para padres de familia  

0
71

Internet se ha convertido en uno de los pilares de comunicación hoy en día. Eso implica que hoy, los más pequeños de la casa tengan que utilizar herramientas tecnológicas para realizar actividades que les sean requeridas, en el entorno educativo, por ejemplo. En general, los padres admiten que sus hijos pasan demasiado tiempo utilizando algún dispositivo electrónico y el 20% de ellos, además, indicó que se han apoyado de la tecnología para mantener a sus hijos ocupados.  Pareciera que los Smatphones, tabletas y de más dispositivos conectados a internet pueden ser herramientas sumamente efectivas, sin embargo, como en todo, existe la otra cara de la moneda. Los niños en Internet están expuestos a múltiples riesgos digitales que van desde el sexting, ciberacoso, grooming, fraudes, robo de datos (propios y familiares), hasta la visualización de contenidos que son inadecuados para ellos. Sigue estos consejos y asegúrate de que tus hijos crezcan en un entorno digital saludable:   

  • Edúcate e infórmate. Es importante que los padres conozcan cómo funcionan las redes sociales, a qué tipos de contenidos suelen acceder sus hijos, cómo realizar búsquedas en Internet, etc. Solamente a través del conocimiento del entorno digital se puede informar a nuestros hijos de los posibles riesgos.   
  • Analiza el comportamiento web de tus hijos. Vigila qué páginas visitan, con quiénes se comunican y qué otras acciones hacen en la web. Y si detectas que acceden a algún contenido poco recomendable para su edad, puedes conversar con ellos sobre el tema y bloquear el acceso a el portal o juego en cuestión.   
  • No proporcionar nunca datos personales. Crea una identidad digital, limitando la información personal a compartir. Cuando creamos un perfil en redes sociales es importante acceder a la configuración de la privacidad para que no se publiquen de forma automática algunos datos personales que no tomamos en cuenta, como la dirección o el número de teléfono móvil.   
  • Crea y gestiona las contraseñas de tus niños. Si tus hijos son adolescentes, enséñales a crear passwords únicas y que las recuerden o guarden en sitios seguros. Si no, considera resguardar el acceso a los dispositivos mediante al menos contraseña y si el dispositivo lo permite, biometría.   
  • Utiliza la protección que incorporan los navegadores. La mayoría de los navegadores cuentan con aplicaciones para monitorizar el uso seguro de Internet y proteger a los niños de los contenidos destinados a adultos. En algunos casos, es recomendable activar la restricción del acceso según la edad o bloquear las compras a través del móvil.    

El más importante de todos: Presta atención a algún cambio o actitud en cuanto al tiempo que pasan en la web: ¿Reciben llamadas telefónicas de personas que no conoces?, ¿has notado que llegan por correo regalos no solicitados?, ¿no le gusta hablar sobre sus actividades en línea? Aunque parezcan cosas sin importancia, recuerda que los niños deben ser prioridad y cuidarlos es nuestro deber.