Un hosting barato podría arruinar tu negocio

0
31

El que tu negocio cuente con un buen servicio de alojamiento web es uno de los requisitos indispensables para su éxito. Tanto si tu empresa es grande como si es pequeña, estar en Internet debe ser parte de tu estrategia digital para darle un buen impulso y visibilidad a tu negocio.

Podrías pensar que adquirir tu propio servidor, contratar un enlace de Internet, encontrar una ubicación geográfica segura con conexiones eléctricas de respaldo, etc. podría ser más eficiente, pero no siempre es la mejor opción, pues tendrías que cubrir cuentas de mantenimiento, de luz, además, debes considerar la contratación del personal que se encargue de administrar tu servidor o servidores. Un servicio de hosting es un servicio de terceros para que puedas alojar tu sitio web, en éste almacenarás tus contenidos y dominio de correo electrónico para que sean accesibles desde cualquier parte del mundo, con conexión a Internet las 24 horas del día.

Los proveedores de este tipo de servicios pueden ofrecerte diversas opciones, desde sitios para crear un blog o tiendas en línea, hasta servidores dedicados con un Uptime superior al 99% con redundancia, mantenimiento y soporte. Pero ¿qué puede pasar en caso de no elegir correctamente a tu proveedor porque éste te resultaba la opción más económica? Si el movimiento de tu negocio se da a través de Internet, tu línea de crecimiento podría quedar totalmente paralizada. En caso de que no te ofrezcan redundancia y los servidores dejaran de funcionar, seguramente determinadas landings o formularios de contacto, o la pasarela de pago no responderían y podrías tener pérdidas económicas significativas, o podrías perder las notificaciones de los mensajes de tus clientes y con ello bajar la calidad de tu atención hacia éstos. Todo lo anterior, repercutiendo directamente en tu reputación como negocio. Adicionalmente, la elección de tu hosting repercute en el posicionamiento de tu sitio web. Si bien una empresa de hosting no aumentará tu posición en el ranking de Google ni puede asegurarte un lugar en la primera página de resultados, una mala elección puede arruinar por completo tus posibilidades de tener autoridad con cualquier motor de búsqueda. El tiempo de disponibilidad y la velocidad de carga del sitio web, afectan la calidad de tu SEO y podrían fluctuar de un mes a otro, requiriendo un monitoreo constante en donde invertirás tiempo que podrías estar dedicando a algo más productivo. Los robots que usan los motores de búsqueda para encontrar sitios web e indexarlos suelen hacer recorridos sobre cada una de las páginas, y si realizan visitas varias veces y el sitio web esta caído, pasarán al siguiente sitio e ignorarán el que está caído, por lo que eventualmente tu sitio podría caer en la lista de “no confiable”.

Ojo cuando seleccionas un hosting compartido, pues regularmente comprometen la ética del SEO y, a veces, este tipo de proveedores suele aceptar todo tipo de clientes, incluso spammers, lo que podría traer consecuencias a tu posición en el ranking y autoridad de tu sitio web. Además de que estos planes suelen tener poca seguridad y son frecuentemente atacados por ciberdelincuentes. No olvides considerar, finalmente, la velocidad de los discos en donde se almacenará tu información, ya que esto determinará la rapidez en la respuesta de tu sitio.

La selección de un plan de hosting es muy importante. Puedes tomar dos caminos: elegir un buen servicio que cumpla con lo que hemos comentado, o elegir un plan barato y esperar que nada vaya mal.