Crea tu estrategia de comercio electrónico

0
93

Toda  Micro, Pequeña y Mediana empresa que quiera sobrevivir, requiere forzosamente desarrollar una estrategia comercio electrónico para ofrecer sus productos o servicios, o si ya lo tiene montada, pero necesita mejorar su comportamiento, se sugiere seguir los siguientes consejos para verdaderamente vender:

  1. No improvisar. Si la persona o la compañía no está familiarizada con temas tecnológicos y de mercadeo es importante que cuente con una asesoría profesional. En este punto se pueden cometer muchos errores por apresurarse, elegir la plataforma equivoca u olvidar incluir en el presupuesto costos extras como el valor de las fotografías de producto, el manejo del inventario, la inclusión y el costo de una pasarela de pago o la implementación de canales de servicio al cliente. Una decisión acertada, incluso puede llevar al comercio a economizar en el gasto.    
  1. Plan de trabajo. Un modelo de comercio electrónico no sólo debe concentrarse en el producto o servicio que se ofrece en el momento, es fundamental definir la estrategia de hacía donde debería llegar el comercio. 
  1. Competencia. Entender y evaluar lo que están haciendo los principales competidores es un insumo de vital importancia para los comercios. De ahí deberían salir ideas y propuestas para posicionar el negocio y aprovechar diferentes oportunidades.
  1. Tráfico. De nada sirve tener el mejor eCommerce si no es visitado y conocido por los compradores. Existen diferentes opciones para generar estrategias integrales que generen visitas efectivas en los comercios, la pauta en las redes sociales es una alternativa efectiva y económica, también está la tendencia de usar un influencer o figura pública que sirva como validador y promotor de mi marca. En la medida que realmente se ajuste a los valores y características del producto y que los anuncios que haga generen el link directo a la tienda los resultados serán positivos.    

Hay muchas personas y compañías que ofrecen soluciones de e-commerce, la diferencia está en la capacidad de respuesta y el servicio que ofrecen. Un cliente online, es un tema de oportunidad. Ve un producto, le gusta y si no cuenta con las herramientas suficientes para hacer la compra de manera fácil, se va y ese mismo producto luego le aparece en diferentes lugares mientras navega en internet. La capacidad de respuesta, el ‘back office’ y el respaldo son los elementos que hacen la diferencia.