Los empleados de la empresa Amazon odian a los Robots con Inteligencia Artificial.

0
110

Amazon invertirá $ 700,000,000 millones de dólares el equivalente a $ 14,000,000,000 de pesos en iniciativas de capacitación a sus empleados para que tengan habilidades digitales necesarias ahora que está en plena la inteligencia artificial y el machine learning en la compañía.

Esto para el futuro de la humanidad empresarial es sumamente importante porque marca la pauta de lo que seguirá en todas las compañías alrededor del mundo. Por eso Amazon es tan exitoso y arrollador porque tiene los mejores costos, la mejor logística, el mejor catálogo de productos y servicios, además de ser la empresa más innovadora del mundo y sino pregúntele a Barns & Noble que primero la destrozo tan solo con su portal en internet y poco después se renovó así mismo para los “avorazados” lectores como yo con su lector digital Kindle Fire.

Estamos hablando de la compañía que vendió más de 175,000,000 millones de productos en todo el mundo durante un evento de dos días de este 2019, más que el Black Friday y el Cyber Monday de 2018 combinados. 

Ya sucedió en China, dónde los robots están sustituyendo a cientos de miles de personas y no hablo de simples robots sino de robots con inteligencia artificial, de hecho te recomiendo de verdad que veas cuanto antes en HBO GO el documental THE TRUTH ABOUT KILLER ROBOTS.

Somos humanos, no robots dicen los empleados de Amazon. Una de sus quejas sobre las condiciones del lugar de trabajo fue que se sintieron abrumados por el ritmo de trabajo requerido para mantenerse al día con los sistemas automatizados.

“Es evidente que existe preocupación por la intensidad del trabajo y la tecnología ha intensificado el trabajo.”  Dice Carl Benedikt Frey, un economista de la Universidad de Oxford quien se especializa en tecnología y empleo.

La gente también ve a los robots como una amenaza para sus trabajos, en una encuesta realizada en 2017 en un centro de investigación de bancos, el 58 por ciento de los encuestados dijo que pensaba que debería haber límites en la cantidad de trabajos que las empresas podrían reemplazar con las máquinas. 

En realidad, los trabajos no están automatizados, lo que significa que trabajar con robots, en lugar de ser reemplazados por ellos, es probable que se conviertan en la norma para muchas personas, ya que empresas como Amazon se automatizan para aumentar la productividad y las ganancias. Pienso que la tendencia ya preocupa a los empleados de Amazon y eso es un problema para la compañía.

La mayor barrera para que la tecnología se implemente es la resistencia organizativa a la adopción, dijo Erik Brynjolfsson, director de la Iniciativa sobre la Economía Digital en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. “Por lo tanto, las empresas necesitan una estrategia no solo sobre cómo hacer que funcione, sino también cómo hacer que la fuerza laboral se encargue de su implementación”.

Eso proporciona otra forma de pensar sobre el reciente compromiso de Amazon de gastar $ 14,000,000,000 de pesos en un programa de retención para un tercio de su fuerza laboral en los Estados Unidos. Eso es un impulso para hacer que su fuerza de trabajo sea adecuada para un futuro “tecnologizado”, lo que desafortunadamente es un hecho es que los robots y la inteligencia artificial aumentan la productividad y las ganancias, así como el crecimiento de las empresas. Sigue la paradoja de que si corren a todos, entonces quién va a comprar los productos o contratar los servicios sino tiene ingresos por empleo.

Legisladores norteamericanos han interrogado a Amazon, Apple, Facebook y Google, pensando que tan solo Facebook controla cuatro de las seis redes sociales más grandes del mundo (Itself, Instagram, Messenger y WhatsApp), del otro lado del mundo nadie lo ha hecho con Tencent, Alibaba y Huawei, que este último se encuentra en el ring porque su avance precisamente en Inteligencia Artificial y 5G lo pone muy por delante de sus competidores en Estados Unidos como Cisco y HP.

Además, recordemos que hay viene Libra de Facebook, con lo cual se volverá en el banco de tácito de millones de personas en el mundo entero, los planes de Facebook plantean serias preocupaciones de privacidad, comercio y política monetaria, lo mismo que ha hecho WeChat en China, pero ahí con seguridad tiene metida la mano el gobierno. 

En el Wall Street Journal lei: 

“Al igual que un niño pequeño que ha tenido en sus manos un libro de fósforos, Facebook ha incendiado la casa una y otra vez y ha llamado a cada incendio provocado una experiencia de aprendizaje. Estaríamos locos si les damos la oportunidad de experimentar con las cuentas bancarias de las personas y usar herramientas poderosas que no entienden, como la política monetaria “.